“El enfermo imaginario”, de Molière será presentada por la Compañía Nacional de Teatro

Concurso de la Compañía Nacional de Teatro eligió la propuesta del director costarricense José Pablo Umaña

Gracias al concurso ‘Puesta en Escena 2017’  que tiene como fin democratizar la contratación del director escénico que tendrá cargo el último montaje del año, se seleccionó la propuesta del director costarricense José Pablo Umaña, para llevar a las tablas la obra de teatro “El enfermo imaginario”, de Jean-Baptiste Poquelin (Molière).

El concurso, en palabras del CTN, motiva a la innovación teatral del sector profesional costarricense y eleva el nivel de excelencia artística.

Es la treceava vez que se realiza el certamen y, según los miembros del jurado la selección se hace después de una detallada revisión basandose en los siguientes aspectos: la claridad y coherencia en el planteamiento de la propuesta desde el punto de vista estético e ideológico; es un texto clásico representativo que mantiene vigencia por sus temáticas; la propuesta escénica respeta las premisas del texto y propone una actualización sutil, a nivel sígnico para la contemporaneidad costarricense; la estrategia metodológica parece viable para lograr los objetivos propuestos; y además, que el montaje ofrece elementos innovadores, tanto para el actor en particular, como para el público original.

José Pablo Umaña, director teatral de “El enfermo imaginario”, manisfestó: “la incidencia de textos clásicos europeos en la escena nacional durante los últimos veinte años, ha sido mucho menos de lo que cabría esperar, lo que ha dado como resultado que el público costarricense haya tenido escasas oportunidades de conocer las obras dramáticas del barroco europeo, que constituyen una obligada referencia cultural por sus temas, personajes y maestría artística, así como para la comprensión de la evolución teatral y escénica que dará pie al teatro contemporáneo”.

Sinopsis – Versión de José Pablo Umaña. Esta versión de “El enfermo imaginario” de Molière, ha sido hecha tomando como base tres versiones y traducciones diferentes de la obra original. Pretende mantener el juego, la frescura escénica y las canciones que propone el autor, mediante estilos de comedia, gags y música que puedan acercar el texto al espectador costarricense contemporáneo.

La obra narra la historia de Argán, un burgués que cree estar siempre enfermo, y se ha convertido en dependiente de los doctores, sus recetas, sus consejos y sus constantes visitas. Argán es atendido por su criada Toñita, quien se da cuenta del delirio de su patrón, y trata de varias maneras de hacerlo entrar en razón. A su vez, ella protege a Angélica, hija de Argán, de los deseos de su padre por casarla con un médico, en lugar de permitir que siga los deseos de su corazón y se case con Cleanto, de quien sí está enamorada. El cuadro familiar lo completa Belina, una mujer que se ha casado con Argán con el único interés de disfrutar del dinero y posición de su marido.

“Estéticamente, la propuesta se basa en una concepción realista barroca a nivel escenográfico, luminotécnico y de vestuario, que exponga los excesos estéticos de la época, y los relacione con nuestra interpretación del texto como un juego de excesos de la conducta humana y social contemporánea. La búsqueda parte de la idea de utilizar los elementos necesarios que apoyen y expliciten para el espectador, la trama, el lugar, el ambiente y la concepción de los diversos personajes”, explicó Umaña.

El montaje de la CNT se ofrecerá al público en el Teatro la Aduana Alberto Cañas Escalante, en octubre 2017.


No hay comentarios

Dejar respuesta